Salmos 18:30

Incansables han sido los esfuerzos del hombre para obscurecer la sencillez y claridad de las Santas Escrituras y para hacerles contradecir su propio testimonio, pero a semejanza del arca que flotó sobre las olas agitadas y profundas, la Palabra de Dios cruza ilesa las tempestades que amenazan destruirla. Como las minas tienen ricas vetas de oro y plata ocultas bajo la superficie de la tierra, de manera que todo el que quiere hallar el precioso depósito debe forzosamente cavar para encontrarlo, así también contienen las Sagradas Escrituras tesoros de verdad que sólo se revelan a quien los busca con sinceridad, humildad y abnegación. CS54 74.3

 

administrador

Read Previous

ADRA lanza la campaña “Cada Niño. En cada Parte. En la Escuela”

Read Next

Cuidado con los pequeños gastos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *